Archivo de la etiqueta: empresa

Skybus, para moverse de forma más sostenible por Madrid

Desde el mes pasado tienes una nueva forma de moverte por Madrid. Más verde, más consciente y más inteligente. Skybus es un nuevo servicio de transporte urbano, colectivo y privado que funciona a petición de los usuarios.

Ofrece una flexibilidad y comodidad similar a la de un taxi gracias a una flota de microbuses inteligentes, que adaptan sus rutas en tiempo real a la demanda de los pasajeros. O mejor! Ya que disponen de WiFi gratis para conectarte durante el trayecto.

Esta iniciativa que ha comenzado a funcionar en Madrid (que estas cosas no sólo pasan en el norte de Europa) surge como alternativa al coche privado. Y entre sus ventajas están la comodidad y el ahorro a la vez que se reducen atascos e impacto ambiental. El proyecto, que ha requerido dos años de investigación, está subvencionado por el CDTI y para su desarrollo se ha contado con el apoyo de la Universidad Politécnica de Madrid. Consiste en un potente software que asigna la ruta óptima al microbús mediante algoritmos matemáticos.

Skybus es ecológico, porque es un transporte colectivo y supone una verdadera alternativa al automóvil privado, tanto en flexibilidad como en coste. Y es inteligente, pues se adapta a las necesidades del viajero haciendo uso de las últimas tecnologías. Vamos que es una mezcla con lo mejor de cada medio de transporte. Es como un taxi pero más barato, como un autobús pero más flexible, como el metro pero más cómodo o como tu coche, pero sostenible.

Con Skybus puedes elegir la hora y el punto de recogida así como el destino. Tras registrarte vía web, el sistema te mandará un SMS 20 minutos antes para que estés preparado. Además no tendrás que tragarte atascos, ni perder tiempo en buscar aparcamiento, ni pagar parkings. Y si sales de noche y utilizas Skybus, volverás a casa seguro y sin multas.

El desarrollo gráfico, logo y copys de Skybus han sido obra de nuestros amigos de viernes, una nueva agencia de comunicación socialmente responsable y con “conciencia” ubicada en Malasaña.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo ecológico, ideas, sostenibilidad, Tendencias, Uncategorized

FASHION FUTURES 2025- Parte I

[tweetmeme source=”LFS3″ only_single=false]

4 escenarios globales para la sostenibilidad de la industria de la moda

Forum for the Future junto con Levi Strauss & Co., han llevado a cabo un informe sobre los que serían los posibles escenarios futuros para la industria de la moda.

Teniendo en cuenta la gran influencia económica (que a nivel global mueve ingresos de miles de millones de euros) y de valores de este sector, creemos que tiene la oportunidad y la responsabilidad de crear un impacto positivo en la sociedad global y su entorno. Por este motivo, este informe no es una predicción del futuro, sino una herramienta para desafiar a las empresas sobre sus ideas y estrategias y un ejercicio para inspirar nuevas oportunidades de cara a un futuro más fructífero para todos.

El informe ha tenido en cuenta los cambios que están afectando el futuro de la industria:

–       Economías emergentes que cambiarán el modelo global de comercio y del poder internacional e influencias culturales.

–       Tecnología que seguirá transformando nuestras vidas y, por tanto, las empresas.

–       La demanda del consumidor que cambiará basada en las actitudes hacia los recursos naturales, el clima y la sostenibilidad.

–       Los gobiernos y su coordinación de las acciones de comercio, economía, medio ambiente y pobreza.

En los cuatro escenarios expuestos se explorarán los retos a los que se enfrenta la industria y su modelo de negocio actual. Estos son:

Slow is beautiful

–       Community couture

–       Techno-chic

–       Patchwork planet


Escenario 1:  Slow is Beautiful

Sinopsis:

Este escenario presenta un mundo de colaboración política y comercio internacional, con un porcentaje (considerablemente más insignificante) de gente que se niega a estos nuevos ideales. La gente tiene menos ropa, pero de mejor calidad que cuida usando productos libre de químicos. Las prendas vintage o de segunda mano circulan con regularidad.

La mayoría de los trabajadores tienen un sueldo digno. El seguimiento digital nos ayuda a ver de dónde provienen nuestras prendas y el impacto “socio-ambiental” que han tenido. También está de moda la “ropa inteligente”, que nos ayuda a medir nuestra salud y bienestar.

En este escenario:

1. El mundo es……moral, adverso al riesgo, bajo carbono, muy regulado, mentalidad y modo de vida sostenible.

2. La moda es…..über-sostenible y über-cool. La mayoría de los consumidores están dispuestos a pagar más por una cantidad menor de prendas de mayor calidad.

3. Los textiles que usamos son…. durables. Fibras orgánicas y naturales… materiales hechos por el hombre, derivados de recursos renovables… artesanales…, vintage…, segunda mano… “ropa-inteligente”.

4. Compramos la ropa en…..pequeñas tiendas o tiendas virtuales, con una logística hiper-eficiente.

5. La ropa está fabricada en… diferentes regiones del mundo de acuerdo con el proceso de manufactura que requieren. Algunos países como Japón, India y Nigeria basan su industria en la re-manufacturación de la ropa reciclada. Los trabajadores reciben sueldos dignos para vivir.

6. Cuidamos la ropa…sin químicos dañinos. Como las prendas son de mejor calidad, son más duraderas y se lavan menos y a temperatura menor.

7.  Cuando hemos terminado nuestro uso ….. devolvemos la prenda al lugar donde la compramos para que la envíen a re-manufacturación.

8. La industria es sostenible…. A través de SustainGrade, un sistema de etiquetado y seguimiento que asegura que el consumidor sabe de dónde proviene la prenda y el tipo de impacto socio-ambiental que ha tenido. Aún que sigue existiendo una “economía gris” que se niega a conformarse al nuevo y más lento orden mundial.

9. Empresas de moda exitosas son… radicalmente transparentes: lo más sostenible + el mejor precio.

Escenario 2: Community Couture

Sinopsis

Aunque en este escenario el mundo sigue tratando de arreglar los problemas del cambio climático y de escasez de recursos, se crean fuertes lazos en las comunidades y se van guiando hacia la auto-suficiencia. A causa del alto coste de las materias primas y de la una quebrantada cadena de producción, la manufacturación de ropa nueva ha disminuido drásticamente.

Las prendas que usamos son de segunda mano, artesanales, del mercado negro o de “bibliotecas de ropa” donde alquilas la prenda que quieres. La gente se acostumbra a volver arreglar su ropa para no tirarla y cuando terminamos de usarla, la devolvemos para que vuelva a usarse por otro.

Escenario:

  1. El mundo es…. está sufriendo los deterioros del cambio climático y la escasez de recursos, pero los lazos en las comunidades son fuertes y se premia la auto-suficiencia.
  2. La moda es…. muy cara si es nueva, pero barata si es de segunda mano.
  3. Los textiles que usamos son…reciclados, de segunda-mano, cáñamo cosechado a nivel comunitario… Sólo la gente con mucho dinero puede permitirse ropa “certificada nueva”, fabricada con nuevos materiales sintéticos o materiales crudos.
  4. Conseguimos la ropa en…. mercados de segunda mano (con modista y/o estilista presentes para ayudar a la elección). Mercado negro o “bibliotecas de ropa”.
  5. La ropa está hecha… en casa o en pequeños centros-fabricas locales y comunitarios de reciclaje y fabricación eficiente.
  6. Cuidamos la ropa… en lavanderías comunitarias eficientes que funcionan con sólo una taza de agua. Corte y confección se enseñan en las escuelas.
  7. Cuando hemos terminado nuestro uso…la vendemos para obtener un ingreso más.
  8. La industria es sostenible…a través de la revaloración de la ropa de segunda mano… nada se tira.
  9. Empresas de moda exitosas son… parte de la comunidad local, proporcionando energía, educación y comida a los empleados.

En el próximo post examinaremos los últimos dos escenarios: Techno-chic y Patchwork Planet

Deja un comentario

Archivado bajo comunicacion, ecológico, eventos, ideas, Moda, moda sostenible, social, sostenibilidad, Tendencias

¿Rentabilidad ética?

[tweetmeme source=”LFS3″ only_single=false]

Continuando con el discurso abierto el otro día sobre la posibilidad de sostenibilidad, a través del consumo responsable, en una economía capitalista, consumista y en recesión …hoy seguiremos cuestionando si realmente es rentable ser ético en el ambiente empresarial.

Para esto les remitimos a un artículo de Borja Vilaseca para El País, publicado el pasado 14 de febrero.

¿Es rentable ser ético?

“Buscando el bien de nuestros semejantes encontramos el nuestro” (Platón)

Las organizaciones son entes vivos: tienen muchos paralelismos con los seres humanos que las crean, las dirigen y las componen. Y ahora mismo, la gran mayoría de las empresas operan de forma inconsciente. Es decir, que toman decisiones y se desarrollan por pura inercia. Su día a día está gobernado por el estrés, la hipervelocidad, el cansancio, el automatismo y la reactividad. No saben cuál es el estado anímico de sus trabajadores. Ni se preguntan para qué sirven sus productos y servicios. Ni siquiera piensan sobre cuál es el impacto real que tienen sobre la sociedad. Tampoco les importa.

La gran mayoría de empresas no tiene ni quiere tener tiempo para reflexionar y cuestionarse su función y su funcionamiento. Lo único que les interesa es el lucro. Su objetivo vital es ganar cada vez más dinero, un comportamiento totalmente legítimo y comprensible. Al fin y al cabo, no están dirigidas por su conciencia, sino por su instinto de supervivencia. Tienen tanto miedo que sólo piensan en sí mismas. Todo lo demás les trae sin cuidado. Ésta es la esencia del denominado “egocentrismo empresarial”, cuya doctrina existencial es que “el fin justifica los medios”.

La gran mayoría de empresas son competitivas, ambiciosas y codiciosas. Y lo son porque creen que ésta es la mejor manera de sobrevivir. Están tan obsesionadas con el corto plazo, que se han convencido a sí mismas de que no pueden permitirse el lujo de ser éticas. Eso sí, por medio del marketing y la publicidad se esconden detrás de una máscara, fingiendo parecer lo que no son para gozar de una buena reputación social. No tienen ningún reparo en engañarse y corromperse, mintiendo y estafando descaradamente a la sociedad. Basta con hablar con alguno de sus empleados para desenmascarar esta incómoda verdad.

La gran mayoría de empresas son como son y hacen lo que hacen porque no están en contacto con sus valores. Y por valores no nos referimos a conceptos etéreos que poner en un díptico o enmarcar en una pared. Los valores son la brújula interior que nos permite tomar decisiones alineadas con nuestra conciencia. Y para que una organización conecte con sus valores primero debe de conocerse a sí misma. Sólo por medio de este “autoconocimiento empresarial” puede descubrir su verdadero propósito, respondiendo a la pregunta: ¿para qué quiero que sirva lo que hago?

En definitiva, la gran mayoría de empresas todavía no han encontrado su razón de ser. Y eso siempre genera un gran vacío. Por eso son tan pobres y están tan enfermas. Al no tener ningún sentido lo que hacen, son víctimas de un virus letal: la epidemia de insatisfacción y malestar entre los profesionales que las componen, que merma año tras año su creatividad, su innovación y su capacidad de aportar valor añadido. De ahí su incompetencia a la hora de crear riqueza real para la sociedad. Y éste sí es un lujo que no van a poder permitirse por mucho tiempo.

La paradoja inherente a la mayoría de empresas es que a pesar de sus esfuerzos por sobrevivir, funcionan de tal modo que están condenadas a desaparecer. Debido a su ineficiencia e improductividad son totalmente insostenibles. Además, la ignorancia de no saber quiénes son y la inconsciencia de no querer saberlo les lleva a huir de lo único que puede salvarlas: el cambio y la transformación de su cultura organizacional, un proceso más conocido como “desarrollo organizacional”, “humanismo empresarial”, “management consciente” o “liderazgo en valores”.

Eso sí, por más que se intente, la ética no puede enseñarse. Ni siquiera en las aulas de las más prestigiosas escuelas de negocios. Más que nada porque no tiene nada que ver con el conocimiento. Va mucho más allá de la moral, de lo que está bien o mal, de lo que debería hacerse… La verdadera ética es hija de la sabiduría: surge de forma natural cuando la organización se crea y se gestiona de forma consciente.

Preguntarse si la ética es rentable es absurdo e incluso vergonzoso. Es como si nos preguntáramos: ¿es agradable ser amable? De ahí que el objetivo del nuevo paradigma económico emergente es que la ética y la rentabilidad vayan de la mano. Sobre todo por cuestiones de eficiencia y sostenibilidad. Ahora mismo, el mayor obstáculo para poder promover una gestión verdaderamente ética en las organizaciones es el obsesivo afán de lucro en el corto plazo. La ética requiere de una estrategia que contemple el medio plazo, lo que permite establecer relaciones profesionales respetuosas e igualitarias, en la que todos los miembros salgan ganando. Y es que sólo por medio de la confianza, la cooperación y la vocación de servicio se alcanza la abundancia sostenible que persigue cualquier compañía.

El gran reto que propone la economía consciente que se avecina es emprender y liderar proyectos empresariales conscientes, que apuesten por crear valor a través de valores humanos. Y aunque no puede imponerse, sí puede enseñarse. Este aprendizaje surgirá cuando las empresas se den cuenta de que este cambio no es una opción moral, sino una necesidad para garantizar su supervivencia económica. El objetivo vital de este tipo de organizaciones ya no será ganar dinero, sino crear riqueza. Y al ofrecer servicios y productos realmente útiles y necesarios, el dinero será un indicador de que efectivamente lo están consiguiendo, convirtiendo la ética en sinónimo de rentabilidad.

Enlace al articulo


Deja un comentario

Archivado bajo laboral, Reporting, social, sostenibilidad, Uncategorized